sábado, 19 de mayo de 2012

La Saga de los Longevos: La Vieja Familia


Cuando compro un libro me limito, en un principio, a leer la sinopsis y ver la nacionalidad del autor. No es que cambie mi opinión el nombre del autor: si la sinopsis me llama la atención, lo compro, sea el nombre de la portada Ken Follet o Pepita Sánchez, pero es indicativo, ¿no?

No era la primera vez que veía comentarios sobre esta saga, pero me pusieron un caramelito delante que no pude rechazar. Leí en un blog que si le das a “me gusta” en la página de facebook de la saga (Link aquí para obtenerlos), la autora te recompensa con los primeros 9 capítulos gratis. Lo hice, y lo hizo. Aquí tenéis la sinopsis.

SINOPSIS

Iago del Castillo, un carismático longevo de 10.300 años al frente del Museo de Arqueología de Cantabria, se ve arrastrado, en contra de su voluntad, a dirigir una investigación genética: sus hermanos Nagorno —un conflictivo escita de casi 3.000 años— y Lyra —una huidiza celta de 2.500 años—, cansados de enterrar durante siglos a sus familias efímeras, están obsesionados con identificar su rara mutación y tener hijos longevos.

Adriana, una joven y resuelta prehistoriadora, regresa a su Santander natal, contratada por el museo, dispuesta a aclarar el extraño suicidio de su madre, la psicóloga de cabecera de la alta sociedad cántabra, ocurrido quince años atrás.

Iago y Adriana chocan desde el primer momento, aunque entre ellos surge una intensa atracción que ambos intentan ignorar. Pero poco imaginará Adriana que la muerte de su madre tuvo mucho que ver con lo que le ocurrió a “la vieja familia” en el pasado y obligó a Iago a entrar en la investigación del gen longevo. Cuando descubran la cruda realidad y reaccionen, las consecuencias de sus actos les dejarán marcados para siempre.

En realidad me parece simbólico, porque a la hora y media de haberme descargado esos 9 capítulos, estaba entrando en amazon (Aquí tenéis el link) para comprar la novela entera por solo 3, 08 Euros… lo que dije, precio simbólico, ¿no? Sobre todo por una novela de estas características: 735 páginas de historia finamente hilada y documentada (pone en evidencia un proceso de documentación abrumador), una trama intensa que no te da un respiro, y un final que te deja con una buena sensación de plenitud, de haber disfrutado y, sobre todo, que te deja dando la vuelta a la siguiente página porque ¡quieres saber más! Un bravo a la autora por eso. Pero lo más curioso es que, en mi caso por lo menos, suelo comenzar a leer con tiento, analizando la escritura, los personajes e incluso la distribución de partes, prólogos y capítulos. Sin embargo, pronto ocurrió: dejé de analizar nada para verme sumergida de lleno en la historia, los personajes y solo ese insufrible “¿y qué pasa ahora?” que me llevó a coger el libro un domingo y terminarlo en lunes de madrugada (y de paso llevarme más de una bronca porque “no te puedes pasar todo el día leyendo y leyendo y leyendo como si la vida solo fuera eso” Y yo digo, “Y, ¿por qué no?”. Dilemas aparte:

Los personajes están muy bien perfilados. Tenemos dos buenos estereotipos en las figuras de Nagorno y Héctor. Me han encantado. Hay que tener en cuenta que debe de ser dificilísimo construir personajes de 25.000 años. ¿Cómo puede cambiar y transcurrir la personalidad de un escita de 3.000 años que ha guardado un rencor enfermizo durante todo este tiempo? Y Héctor, tan carismático y sensible que le coges cariño en seguida. Precisamente esa forma de ser le ha permitido llegar hasta donde está sin volverse loco. Tenemos a los protagonistas, Iago del Castillo,  de 10.300 años, y a Adriana, una chica normal de 33 años que entra a trabajar en el museo y que pronto notará cosas extrañas, así como una fuerte atracción por su jefe. La historia tiene lo justo de acción, romance y misterio. Los capítulos son narrados en primera persona, unas veces por Adriana y otras veces por Iago. Se intercalan capítulos en los que retrocedemos en el tiempo y que nos desvelan sucesos que explican la personalidad y comportamiento de nuestros protagonistas y que se hacen amenos, y esta opinión viene de una lectora que aborrece esos cortes en las historias, por lo que más mérito tiene, porque en ningún momento he pensado “bueno, que se pase ya esta capítulo y volvamos al tema”. Pues no, esos saltos en el tiempo son súper necesarios y amenos, y se pasan sin darte cuenta.

Otra cosa: las sorpresas. La novela está repleta de pequeñas alusiones a la historia, prehistoria y mitología, elementos que la hacen más creíble y que me dejaron fascinada. Hay varios giros inesperados que no te esperas, y que transcurren al margen de la trama principal (y aquí es donde me muerdo la lengua porque no quiero desvelarlos).

Imprescindible: el humor. No es una novela humorística ni irónica, pero con el primer capítulo disfruté de unas risas más que necesarias. Iago del Castillo despierta de manera brusca en San Francisco, con la memoria rota por completo. Le quedan restos de una memoria anciana que le harán ver las últimas tecnologías del hotel en el que se encuentra de una manera bastante cómica.
Para finalizar, comento, aunque es evidente, que existe una segunda parte (para algo se llama Saga, ¿no?), y que el próximo protagonista tiene una pinta que ya me estoy relamiendo. Eva cariño, ese es mi protagonista, así que esperaré con ganas la segunda parte de la saga (por favor, no tardes mucho).

Para los que quieran saber más acerca de:


¡La novela en papel sale a la venta en librerías el 22 de mayo con la editorial La Esfera de los Libros!

Aquí os dejo el trailer, por si todavía queda alguna duda:


Para quienes quieran los nueve capítulos gratis, más arriba puse el link de la página de Facebook.

Comentar que la autora estará en la Feria del Libro el próximo fin de semana en Madrid (26 y 27 de mayo). Ya que ha publicado con La Esfera de los Libros (¡Enhorabuena por eso también), la encontraremos allí. Y para los alicantinos, tenéis una cita en La Casa del Libro el viernes día 1 de junio, donde Eva estará para una presentación en toda regla (qué pena que no pueda ir).

Por último, y de manera más personal, quería comentar que hacía muuuucho tiempo que no escribía en mi humilde y querido (y olvidado)  blog. He estado ocupada, y además esto funciona por rachas, al menos en mi caso, lo que no quiere decir que haya apartado las lecturas. ¡Nada más lejos! Sigo leyendo y leyendo y leyendo, y sorprendiéndome por las novelas que leo del grupo Reseñas de Facebook (en su mayoría autopublicados) . Que esta novela, La Saga de los Longevos: La Vieja Familia, me haya sacado de mi mutismo bloguero solo es una prueba de lo que me ha impactado, y creo que no hay mayor piropo que ese. 


5 comentarios:

  1. Dan muchas ganas de leerlo!

    ResponderEliminar
  2. Eva García Sáenz19 mayo, 2012

    Gema, acabo de leer tu reseña y me ha encantado. No imaginas lo que agradezco tus palabras y que la novela te haya gustado tanto. Espero conocerte pronto y ya sabes dónde me encuentras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti por hacerme pasar un buen rato, Eva.

      Eliminar
  3. Yo la estoy leyendo ahora mismo, me quedan algo más de 100 páginas y coincido con tus apreciaciones. Es una novela maravillosa, con un trabajo de documentación ingente a sus espaldas y unos personajes de esos que enamoran a primera vista. Por cierto, ¿no te han dado ganas de dejarte adoptar por Héctor? Es un auténtico cielo.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  4. Y yo la estoy buscando...

    ResponderEliminar

Comenta, comenta, ¡no tengas miedo! Siempre devuelvo los comentarios, así crecemos todos juntos. Si vas a poner spoiler acuérdate de avisar, para no arruinarle a nadie una buena lectura.